Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y que tu navegación sea más segura, nunca comercializamos con tus datos, nos interesan tus preferencias para el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso, aún así podrías cambiar los términos indicados en la Política de Cookies.

Más información
Acepto
¿Te ha proporcionado tu doctor un código?
SI
NO

Últimas noticias

Roc Urología. Enfermedad de Peyronie

Roc Urología. Enfermedad de Peyronie

Se trata de una patología benigna, aunque esta condición puede dificultar o impedir las relaciones sexuales, y ser devastadora para la vida sexual y calidad de vida general de quien la padece.Aunque la causa no es conocida, la teoría más aceptada es la sucesión de microtraumatismos vasculares en la túnica albugínea, una de las capas que forman el pene. En algunos casos se ha descrito tras traumatismos más graves (fractura de pene) no correctamente tratados. Afecta a varones de todas las edades, aunque es más frecuente entre los 40 y 70 años. Clásicamente se ha asegurado que afecta al 1% de la población masculina, pero algunos autores señalan que su incidencia puede estar en ascenso, afectando al 4-5% de los varones. Se asocia a la enfermedad de Dupuytren y de Ledderhose, que son retracciones fibrosas de similares características que se dan en la palma de las manos y la planta de los pies, respectivamente.


Típicamente, se distinguen dos fases de la enfermedad:»
Fase aguda: se produce una reacción inflamatoria de causa desconocida que provoca la aparición de la fibrosis (placa), que puede palparse. Habitualmente se acompaña de dolor con las erecciones y el paciente observa una desviación o deformación progresiva (reloj de arena, indentación). Suele durar entre 12 y 18 meses de media.»
Fase crónica o estable: la inflamación se reduce y queda la placa palpable. Normalmente el paciente deja de percibir dolor con las erecciones y no observa un empeoramiento de la deformidad. La placa suele ser palpable, y en algunos casos puede calcificarse e incluso osificarse.

La enfermedad en sí puede provocar disfunción eréctil, cuya gravedad dependerá de la propia enfermedad y de las características previas del paciente. Es habitual además, que el proceso fibroso y cicatricial conlleve una pérdida de longitud del pene variable.
Es importante acudir a un especialista tan pronto como se note alguno de los síntomas descritos en la fase aguda, dado que el inicio del tratamiento en esta fase puede detener la progresión de la enfermedad, y evitar así secuelas más graves y tratamientos más agresivos.


Teléfono para pedidos y asistencia de venta Online

Horario: De lunes a jueves de 9:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:00, viernes de 9:30 a 15:00.

Horario de verano: de lunes a viernes de 09 a 15 horas

Envíos discretos

En nuestros envíos nunca va reflejado ni el nombre del producto ni su finalidad.